10 de agosto de 2010

Capacidades implicadas en el proceso de enseñanza-aprendizaje de la lecto-escritura

1. Discriminación visual: Dentro de este proceso,cabe destacar la discriminación figura-fondo, fundamental para la diferenciación del grafema –y también del sonido, como discriminación auditiva- respecto de los restantes componentes del signo. Es una fase previa para la relación análisis-síntesis.
2. Noción de cantidad: Los grafemas están compuestos por la síntesis de formas geométricas en las que incide el factor cantidad. Las letras “m” y “n”, por ejemplo, sólo se diferencian, gráficamente, por este principio; la “l” y la “e”, cursivas, por su tamaño; igualmente, las mayúsculas y las minúsculas.
3.Lateralidad.Orientación espacial. Discriminación derecha/izquierda: Factor fundamental tanto en la identificación de los signos en la lectura, en el proceso lector mismo, como en el proceso de escribir (que supone una direccionalidad definida y convencional). La importancia de la orientación espacial es básica para la discriminación de grafemas, pero también para la escritura.
4.Coordinación viso-manual: R. Strang sostiene que, para tener una visión precisa del material impreso, es imprescindible la coordinación visual, que se logra, para dicho autor, a los dos años. Según la modalidad de la escritura, el ojo debe habituarse a una coordinación distinta, que es artificial y que exige un entrenamiento diferente: en nuestro medio occidental, de izquierda a derecha, de arriba a abajo.
5. Audición y discriminación auditiva: Una buena audición es un requisito imprescindible para la adquisición del lenguaje hablado, y por ende, para la lecto-escritura que se apoya en él.Cualquier déficit auditivo debe ser diagnosticado cuanto antes, porque incidirá negativamente en el desarrollo del proceso de discriminación y adquisición de los fonemas, pero también en el desarrollo de las capacidades psicolingüísticas en general.
6. Desarrollo psicomotriz: La evolución psicomotora influye decisivamente en el aprendizaje de la lecto-escritura: la escritura en sí, como prolongación de la mano en los útiles de escribir, es un hábito psicomotor, que exige una psicomotricidad fina, de mano y dedos, además de los principios de lateralidad, de organización en el espacio,etc.
7. Esquema corporal: La lectura y la escritura exigen patrones combinados de imágenes motrices. Por consiguiente, cada vez que este modelo postural no llega a formarse, existen dificultades para el aprendizaje de la lecto-escritura.
8. Análisis-síntesis:Leer y escribir suponen las dos funciones cognitivas, por lo que, cualquiera que sea el método empleado, deberán realizarse actividades que favorezcan ambos procesos.
9.Memoria: La asociación entre un fonema y un grafema se automatiza gracias a la memoria; la lectura misma de una palabra como “dormido” no puede completarse sin el recuerdo secuencial –en un orden definido- de sus componentes “dor-mi-do”. La comprensión lectora de cualquier texto es siempre
rememoración de experiencias personales: El sujeto que lee va recuperando toda su información vivencial respecto del contenido…al leer sólo se comprende aquello que ya se posee en el propio intelecto, fruto de la interacción del sujeto con el texto.
(Anderson y Pearson).

extraído del libro: Lecto escritura cuanto antes mejor. María Luisa Regueiro Rodríguez. Editorial de la infancia.España.

UN REGALO PARA TI

UN REGALO PARA TI
HAZ CLICK EN LA IMAGEN

La naturaleza es la muestra del amor de Dios.

La naturaleza es la muestra del amor de Dios.
¡Cuidala! Tus nietos te lo agradecerán...